De cerca: entrevista a Francisco Javier Cuasante Pérez

La gerencia que su familia hizo de una pequeña empresa, impulsó la creatividad de Francisco Javier, así como sus ganas de enseñar a terceros los entresijos que esconde el emprendimiento y que tan bien conoce. Actualmente, desde la Fundación Caja de Burgos, en su cargo como responsable del área de Dinamismo Empresarial, ayuda al crecimiento y consolidación de las nuevas empresas de la provincia, arrojando luz sobre sus incipientes trayectorias mediante programas formativos, coworking y colaboraciones. Con una respuesta más que satisfactoria, los próximos meses se presentan cargados de novedades para conseguir que organizaciones nacientes sean, en el futuro, parte importante de la economía burgalesa.

Su trayectoria profesional lo sitúa como un gran experto en gestión organizacional, habiendo colaborado con empresas de diversos sectores dentro del mundo económico y empresarial. ¿Cómo se define a sí mismo?

Soy una persona abierta a mejorar y a conocer nuevas perspectivas y contenidos para luego poder compartirlo en el día a día. Me gusta pensar que no he perdido esa vena de ‘becario’, por así decirlo; a lo largo de los años he tenido la oportunidad de ir cambiando de puestos y organizaciones y siempre intento aprender y retener toda esa experiencia para ayudar a quien lo necesite.

¿Cuándo comenzó su deseo por ayudar a impulsar a otros pequeños emprendedores?

Siempre he estado vinculado al mundo empresarial debido a que mi familia contaba con una pequeña empresa, por lo que, aplicando toda mi experiencia profesional y mis conocimientos, nació la idea de compartir toda esta información con más personas. Esto dio lugar a 15 años trabajando en el mundo de la consultoría, donde ayudaba a las empresas en las diferentes fases de negocio. Ahora, unos años después, vuelve otra vez ese mundo desde otro punto de vista, ya no desde la consultoría sino desde los programas de apoyo que tenemos, con los que buscamos que las pequeñas empresas que tenemos en Burgos, que son más del 97 por ciento, puedan dar este pequeño salto y crecer desde una base sólida a nivel financiero, de conocimiento y gestión, aportar un apoyo para que las nuevas empresas superen ese famoso ‘valle de la muerte’ en sus primeros años, que puedan consolidarse y, sobre todo, crear empleo en nuestro entorno… Si queremos que en el futuro haya oportunidades, tenemos que apoyarnos entre todos para que sigan naciendo y creciendo proyectos empresariales.

Actualmente ocupa el cargo de responsable de área de Dinamismo Empresarial en Fundación Caja de Burgos. ¿Ha cambiado a lo largo del desarrollo del proyecto la idea inicial?

Como toda organización nos hemos ido adaptando a las nuevas necesidades del mercado, tanto de nuestros clientes como las propias. La idea inicial no ha cambiado, puesto que es la de ofrecer nuestro apoyo a las empresas burgalesas para que puedan crecer y consolidarse. Lo que sí se ha adaptado son los programas que desarrollamos desde la Fundación. Damos a conocer los proyectos que tenemos vía online, por lo que, poco a poco, vamos digitalizando todas nuestras acciones. Profundizamos, además, en la responsabilidad social corporativa, adaptando nuestros programas, para que, poco a poco, incorporen esa conciencia social tanto a nivel medioambiental como de personas y de compromiso con el entorno.

El Centro de Dinamismo Empresarial, planteado como una lanzadera empresarial, busca favorecer la creación de un ecosistema de empresa, innovación y conocimiento de alto interés desarrollando distintas iniciativas. ¿Qué respuesta están obteniendo por parte de las empresas?

La respuesta está siendo más que satisfactoria. En el último ejercicio hemos superado las expectativas, con programas en los que ha habido más de 60 candidaturas. En lo que llevamos de año llevamos ya 12 proyectos empresariales puestos en marcha.

Desde la Fundación llevan a cabo diferentes programas de apoyo dirigidos tanto a emprendedores como a Pymes. ¿Podría hablarnos sobre ellos?

Entre los programas que desarrollamos y que vamos adaptando a las necesidades de hoy en día se encuentra ‘Planea’, con el que buscamos trasladar a alumnos esa idea de crear un proyecto empresarial y que puedan conocer las diferentes fases que conlleva. ‘Emprendedores’, por ejemplo, nace para impulsar ideas innovadoras y convertirlas en empresas eficientes en Burgos y poder incrementar, así, el empleo como principio esencial del desarrollo social. Con ‘Mejora’ se trata de fortalecer Pymes para que puedan consolidar su proyecto empresarial. Este programa está enfocado a organizaciones más grandes, desde 30 hasta 100 trabajadores. En este caso colaboramos con expertos como Despachos BK, entre otros, para ayudar a estas empresas a crecer. La mayoría de las que tenemos en la provincia son pequeñas y nos gustaría que dieran ese salto y crecieran para convertirse, al menos, en medianas, aumentando su tamaño y actividad, y para eso necesitan mejorar y optimizar su gestión. Ahí es donde entramos nosotros. Otro de nuestros programas es ‘Asocia Inversión’, que surge con el fin de invertir en el capital de empresas consolidadas de Castilla y León para potenciar su crecimiento y desarrollo en sectores estratégicos y de futuro.

Son, junto a Grupo Antolín, Pascual, Gonvarri Industries y Aciturri, uno de los promotores del proyecto Polo Positivo. ¿En qué consiste esta iniciativa y cómo surge su colaboración?

Es un proyecto que refleja lo que nosotros queremos, que aquellas personas o empresas que tengan una idea o una misión la puedan compartir para poder colaborar con ellos. La iniciativa surge en un momento en el que varias grandes empresas de la provincia piensan que, de alguna manera, pueden devolver esa oportunidad que ellas recibieron hace 30 o 40 años, apoyando nuevos proyectos empresariales en nuestro entorno, a lo que nos sumamos sin pensarlo. Estas cuatro empresas, que también nacieron en la provincia con un pequeño proyecto, hoy son grandes multinacionales que emplean a miles de personas, que facturan millones de euros por todo el mundo y que siguen manteniendo sus raíces como empresa familiar originaria de Burgos. Son un ejemplo de que las empresas, aunque nazcan con pocos recursos, pueden llegar a ser grandes empresas.

En varias ocasiones ha comentado que el centro de Dinamismo Empresarial surgió tras la existente demanda de unas instalaciones del estilo a las ya existentes, ¿Qué actividades dan cabida en este espacio? ¿Bajo qué condiciones pueden las empresas trabajar en él?

Este centro abrió sus puertas en 2021 y cuenta con dos espacios diferentes: la planta primera es donde se ubican los proyectos que participan dentro de nuestros programas ‘Emprendedores’ y ‘Polo positivo’, aunque también la utilizan los participantes en el programa ‘Mejora’. Hay una zona de coworking con escritorios compartidos. En esta zona están los proyectos que se encuentran, todavía, en la primera fase, elaborando el plan de empresa, poniéndolo en marcha y haciendo sus primeras ventas. Aquí pueden permanecer hasta seis meses, pudiendo acceder a dos prórrogas de tres cada una si el proyecto lo requiere. Existe una zona de módulos individuales para los proyectos que están en fase de aceleración que, aunque se encuentran físicamente junto a la zona de coworking, tienen un carácter más individualizado y ahí pueden estar hasta un año, además de las prórrogas convenientes. La planta cero es un espacio totalmente diferente, abierta a todo el público relacionado con empresas, emprendimiento e innovación, para que se utilice de manera libre y gratuita por aquellas personas vinculadas a este mundo, de tal manera que, cuando estén por el centro de la ciudad, tengan un lugar donde trabajar o donde reunirse con otras personas con los mismos intereses.

En ésta, se ubica, también, el espacio Ágora, en el que llevamos a cabo diferentes actividades, tanto de la propia Fundación como de terceros, como, por ejemplo, los Inspiring BK Days, que celebra Despachos BK.

Se trata de un espacio en el que se da cabida al coworking y posibles colaboraciones. ¿Está la gente abierta a participar en este tipo de prácticas o, por el contrario, aún se encuentran reticentes a ello?

Las empresas cada vez están más abiertas a la colaboración, y es algo que hemos conseguido gracias al centro de Dinamismo Empresarial. Con la apertura de este espacio estamos viendo cómo, de manera natural, los diferentes proyectos conectan entre ellos y van surgiendo nuevas oportunidades, tanto de colaboración entre proyectos para afrontar conjuntamente a clientes, como el que unos proyectos sean proveedores de otros que están, también, instalados, ayudándoles a desarrollarse. Es mucho más fácil cuando las personas conviven en un mismo espacio y se conocen entre ellos, esto facilita que vayan saliendo colaboraciones, que, creo, son fundamentales en estas etapas iniciales, porque los equipos por lo general son muy pequeños y, así, pueden verse ampliados.

¿Qué esperan de este 2022?

Tenemos muy buenas expectativas. Durante el primer cuatrimestre del año hemos tenido una gran acogida por parte de emprendedores y Pymes, cada vez más interesados en colaborar y participar en nuestros programas con proyectos muy interesantes. Hemos puesto en marcha nuevas actividades como las que se desarrollan en el espacio Ágora y, aunque no sabíamos muy bien como iban a funcionar estos eventos presenciales debido a la pandemia, la verdad es que la respuesta está siendo muy positiva, hay más ganas de reunirse. También estamos desarrollando nuevos programas relacionados con la gestión de ayudas y subvenciones, con la digitalización, la sostenibilidad, etc. Este año viene cargado de nuevos proyectos desarrollados con mucha ilusión. Para este 2022 esperamos que las empresas sigan igual de receptivas a participar en este tipo de actividades y programas, no sólo en Burgos, sino, también, en otras zonas de la provincia en las que tenemos presencia, como Aranda o Miranda.

 

BK-MAGAZINE_JUNIO22

Accede aquí 

Despachos BK

Despachos de abogados y asesores dedicados al asesoramiento integral para autónomos, pymes y grandes empresas. Todas las asesorías y corredurías de seguros que forman parte de Despachos BK están integradas en el grupo internacional ETL Global, con presencia en más de 50 países.